El modelo de suscripción de Adobe


Desde antes del NAB, Adobe dio a conocer el lanzamiento de la nueva versión del Creative Suite 5.5 la cual básicamente se enfocaba a actualizar los productos de vídeo con muchas mejoras adicionales a las incluidas en la versión 5, pero algo que nos pareció sumamente interesante fue el modelo de suscripciones en lugar de compra y es de lo que vamos a platicar en este artículo.

Tradicionalmente sabemos que las suites de Adobe son costosas, en el caso de la que más usamos nosotros, el precio es de $1699 dólares, lo cual evidentemente es una inversión fuerte para mucha gente y por lo mismo siguen dos caminos, el primero es no utilizar las últimas versiones de los programas y la segunda es usar una copia pirata de la suite.

Ninguna de las dos alternativas es la adecuada, en el caso de no usar la última versión de la suite, obviamente dejamos de aprovechar muchas de las nuevas funciones del sistema y al mismo tiempo podemos no estar aprovechando el potencial completo de nuestra computadora, como el multiprocesamiento, el uso de 64 bits, el motor de gráficos, etc. lo cual al final del día hace que nuestro trabajo tome más tiempo en realizarse y eso se traduce en pérdida de dinero.

La segunda alternativa que es usar un software pirata, no solo es incorrecta, sino además ilegal. Y no vamos a hablar de los mitos de que las versiones piratas infectan los equipos, etc. a lo que nos queremos referir es a todo el trabajo que involucra crear una de estas aplicaciones y que al final del día son nuestras herramientas de trabajo y las que nos dan de comer. Ahora imaginen que ustedes trabajan durante muchos meses en un proyecto y que al final del día alguien se los robe y lo utilice sin que ustedes obtengan ninguna remuneración económica por ello, evidentemente eso les daría mucho coraje y es exactamente lo que pasa con el tema de usar software pirata. Al usar software pirata estamos robando el trabajo de un grupo de gente en nuestro beneficio, lo cual simplemente no es correcto.

La situación económica en Latinoamérica es obviamente muy diferente a la de Estados Unidos y por lo mismo el desembolsar 1700 dólares de golpe es mucho dinero para quienes empiezan en esto y este siempre ha sido uno de los argumentos utilizados para explicar el fenómeno de la piratería, el alto costo de las aplicaciones, sin embargo Adobe analizó el problema y encontró la forma de solucionarlo con el modelo de suscripciones, mediante el cual nosotros podemos rentar el software haciendo un pago mensual muy bajo y obteniendo todos los beneficios de contar con la última versión del software, sus actualizaciones, etc.

¿Y cómo funciona este modelo?

Es muy sencillo simplemente hay que decidir cual de los programas o las suites necesitamos (vale la pena mencionar que el costo por la suite es mucho más bajo que si seleccionamos los programas de manera individual) y en base a eso comprar la suscripción. Aquí hay dos formas, la primera es haciendo el compromiso forzoso por un año, en donde por el plazo forzoso el precio mensual es más bajo, o seleccionar la opción de pago mensual, el cual podemos cancelar en cualquier momento.

En el caso de la suite Production Premium, que es la que más nos conviene a nosotros, el precio mensual en el caso de la suscripción anual es de $85 dólares mensuales y con la suscripción mensual es de $129, haciendo mucho más accesible el uso de la herramienta.

Y la forma en la que se puede manejar esto a nivel negocio, desde nuestro punto de vista es que agregamos el costo de la suscripción mensual a los proyectos que realicemos como si fuera un gasto fijo. Por ejemplo, si desarrollamos 4 proyectos al mes simplemente le aumentamos el equivalente a 22 dólares a la cotización del proyecto y listo, nuestro cliente será quien pague por el uso de la herramientas sin que este costo impacte realmente el monto total de la cotización.

En artículos posteriores hablaremos de las ventajas de la nueva suite y todo lo que puede ayudarnos a desempeñar un mejor trabajo, de manera más eficiente y sobre todo más rápida.

 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *